Secretos de limpieza: cómo lavar zapatillas

¿Querés que esas zapatillas sucias se vean (y huelan) como recién salidas de la caja en vez del barro? Seguí estos consejos de cómo limpiar zapatillas para mejorar tu calzado de forma inmediata.

Lavá los cordones por separado

Primero, sacá los cordones y limpialos con jabón y una escobilla sobre una superficie plana o tabla de lavado. Te habrás dado cuenta de que los cordones blancos son los primeros en mostrar la suciedad, por lo que solo lavar esta parte (o cambiarlos por otros más oscuros) va a ser un gran paso para darle vida nuevamente a esas zapatillas o tenis.  

 

Preparación para lavar zapatillas

En cuanto a las zapatillas, antes de meterlas al agua para lavarlas, limpiá cuidadosamente toda la mugre que tengan en la superficie y la suela. Vos sabés – El barro de la cancha de fútbol, la tierra y arena de los juegos de niños, el chicle que pisaste accidentalmente, etc. Utilizá un mondadientes, un cotonete de algodón o un alfiler para sacar la mugre de todas las grietas y rincones de la zapatilla. Deshacerse de la mayor cantidad de suciedad posible impedirá que la mugre se filtre en la tela o que el agua se ensucie más de la cuenta.  

 

Cómo lavar zapatillas con un paño o esponja

Utilizá un paño suave o una esponja, agua caliente y una pequeña cantidad de Ala, y limpiá cuidadosamente las partes impermeables de la zapatilla, como la suela, paneles reflectantes o detalles de cuero. Los tenis deberían empezar a verse mejor. Ahora, para atacar las zonas más complejas de la tela, estas se pueden limpiar suavemente con una esponja, paño suave o escobilla y agua con jabón. Para manchas más difíciles, aplicá un poco de Ala y dejá actuar por 15 minutos. Cuando las zapatillas se vean limpias, o lo suficientemente limpias de acuerdo a lo que tu hijo ha estado haciendo con ellas, limpiá cualquier resto de detergente con agua y un paño.  

 

¿Puedo lavar zapatillas en la lavadora?

Muchas zapatillas modernas son lo suficientemente firmes para soportar un lavado en la máquina (pero siempre revisá las instrucciones del fabricante primero). Recomendamos poner tus zapatillas y los cordones en una bolsa de malla para su protección, luego lavalas en agua fría con Ala, lo que ayudará a prevenir su decoloración. Lavarlas junto a toallas de playa, jeans o ropa deportiva maloliente, ayudará a suavizar los golpes que podrían dar al tambor de la lavadora.  

 

Secado

Secá las zapatillas al aire libre, si podés - pero a la sombra, ya que la luz solar directa podría decolorarlas. De lo contrario, buscá un lugar cálido y seco con una buena corriente de aire (en una ventana, cerca de un ventilador o aire acondicionado, etc.). Rellenar las zapatillas con papel de diario, y cambiarlo cuando comience a estar húmedo, es una buena forma para acelerar el secado ya que el diario absorbe el exceso de agua (este es un consejo útil para todos tus zapatos, si te has mojado con la lluvia o si tus hijos han estado jugando en pozas de agua). También podés acelerar el proceso removiendo las plantillas y lavarlas y secarlas por separado. Resistí la tentación de meter las zapatillas en la secadora ya que esto podría aumentar el desgaste de ellas. Dependiendo del clima, podría tomar varias horas o incluso un par de días para que las zapatillas se sequen, por lo que debés planificarte. Lavar las zapatillas de los chicos la noche anterior a que las necesiten para hacer deporte, podría ser un poco arriesgado.  

 

Cómo limpiar zapatillas de forma rápida

Si las zapatillas solo necesitan una limpieza rápida, o simplemente no tenés tiempo suficiente para esperar a que sequen, entonces lavá los cordones, las plantillas y limpiá las suelas. Es una forma rápida de generar un impacto inmediato. ¿Cómo mantenés tus zapatillas limpias y frescas por más tiempo? Compartí tus secretos con nosotros en los comentarios a continuación.