Skip to content
Consejos para un baño tranquilo

Consejos para un baño tranquilo

A la hora de bañarse, limpiar los rastros de las aventuras de tu hijo puede resultar tan divertido como ellas mismas. Pero cuando de compartir un baño se trata, los hermanos pueden pelearse y provocar el uno al otro, incluso hasta a la madre.


Discutir sobre qué juguete es de quién, hacer un berrinche sobre a quién se le lava el pelo primero y volverse testarudo a la hora de ordenar son algunos ejemplos que nos muestran que la hora del baño puede tornarse fuera de control y llevar demasiado tiempo. Aquí te ofrecemos una divertida guía protocolar para mantener las aguas calmas y ayudarlos a aprender a compartir un baño eficiente, armonioso y en paz.

disciplina-positiva-para-los-niños-consejos-para-un-baño-tranquilo(JPEG)(177KB)

Cómo parar las peleas sobre los juguetes

A veces, los niños discuten sobre quién juega con qué juguete en el baño o la ducha, por lo que puede resultar beneficioso darles roles diferentes mientras juegan y se divierten con el mismo juguete. Tomá varios juguetes y dale a uno de tus chicos un bol con un poco de agua enjabonada (utilizá espuma de baño) y un retazo de tela.

Tendrán que enjabonar el juguete por completo, y será la tarea del hermano o hermana enjuagarlo, envolverlo con otro retazo de tela y dejarlo a un costado para que se seque. Esto permitirá que dejen de pelearse sobre quién es dueño de qué y te ayudará a enseñarles a trabajar juntos y compartir responsabilidades.

Cómo ponerles punto final a las travesuras con burbujas

Las burbujas pueden provocar que los niños hagan travesuras y se porten mal. Por ejemplo, para prevenir que se tiren agua en los ojos, incorporá objetos que los ayuden a divertirse soplando burbujas. Con algunas cosas que tengas en casa, creá un instrumento sencillo para soplar burbujas.

Los embudos, las botellas de plástico con la base recortada y pajitas de diferentes tamaños pueden todos soplarse para obtener burbujas de diferentes tamaños, y hasta podés usar una batidora para multiplicar las burbujas mientras se bañan. Es un juego creativo que ayuda a mantener la disciplina en los niños y las travesuras bajo control.

Cómo detener los berrinches sobre el lavado del cabello

Lavarles la cabeza a los niños no tiene por qué ser traumático. Para parar las peleas o los berrinches, probá crear tu propia peluquería familiar en casa. Pedile a uno de tus hijos que haga de cliente y al otro de peluquero. Dales algunos instrumentos como shampoo, un cepillo o un peine y un espejo y ayudalos con el estilo.

Recordá que también tenés tu rol: podés hacer el juego más real haciéndoles preguntas como: “¿Vas a algún lugar lindo de vacaciones?” o “¿Hasta dónde querés que te corte el pelo hoy?”. De esta manera, aprenderán a compartir y desarrollar valores éticos como respetar al otro. Este tipo de juego también ayuda a que una tarea un tanto estresante se convierta en algo divertido.

Cómo resolver la disputa sobre la canilla en la bañera

Muchas veces, los niños se niegan a sentarse bajo la canilla. Es posible resolver las peleas al hacer que la canilla de la bañera se convierta en un lugar bueno y divertido donde estar. Por ejemplo, cargá un globo inflado refregándolo con un poco de lana o con tu cabello, los cuales atraen la electricidad estática. Al mantenerlo con un goteo de agua en la canilla, el agua se inclinará hacia ella. No sólo aprenderán algo sobre cómo reacciona el agua frente a la electricidad estática, sino que, además, habrán olvidado por qué peleaban sobre sentarse allí.

Cómo lograr que se ordenen y se arreglen

Para los niños, es muy fácil hacer un lío en la bañera o en la ducha mientras se divierten y juegan. Lograr que se sequen y se cambien rápido puede resultar otra tarea complicada. El truco es hacer que el final del baño se convierta en una tarea entretenida que puedan disfrutar.

En primer lugar, mientras aún están en la bañera, podés proponerles un juego en el que tengan que “esconder” (ordenar) algo, mientras el otro tiene que adivinar qué objeto fue escondido. Antes de que se den cuenta, todos los juguetes estarán ordenados, y vos habrás motivado a una pequeña tropa contenta que aprendió a ordenar y portarse bien. Como recompensa, dejá que se envuelvan en una “toalla mágica” bien colorida y suavecita. Esto los animará a salir rápido y sin protestar.

Con estos consejos y tips de disciplina positiva podrás motivar los valores éticos y morales de tus hijos. Pero nuestra guía de protocolo no tiene por qué terminar aquí. ¿Hay algún tip que quieras agregar?